Miguel E. Herrera
Coordinador Académico - CIDUP

Preparación para Exámenes Internacionales como parte del programa de inglés general en colegios

Entrenarse para rendir exámenes internacionales en clase puede convertirse en una práctica que persiga un solo objetivo, una calificación. Esta preparación puede hacerse monótona y desviarnos del verdadero propósito que persigue el aprender un segundo idioma, la comunicación.

En mis años de asesor pedagógico he podido notar que docentes y alumnos trabajan en conjunto bajo un objetivo común, obtener una calificación aprobatoria. Esta motivación no se mantiene con el tiempo, pues a pesar del cumplimiento de logros escalonados durante el año escolar, los resultados a nivel de adquisición de un segundo idioma no son los esperados.

Este divorcio entre aprendizaje y entrenamiento de memoria a corto plazo es llevado a las aulas con desánimo por nuestros maestros, quienes, al margen de someterse a la exigencia del cumplimiento de competencias comunicativas por parte de sus alumnos, se enfrentan a la gran responsabilidad de conseguir que sus alumnos aprueben los distintos exámenes internacionales.

El taller que presentado tuvo como objetivo invitar a los docentes a la siguiente reflexión: ¿es necesario trabajar hacia estos dos objetivos de manera distinta? ¿Es posible exponer a nuestros alumnos a los distintos formatos y estrategias sin descuidar la construcción de contextos claros y fomentar la adquisición del idioma en forma natural?

Los docentes que asistieron al taller tuvieron una hora y media para conocer y compartir una serie de actividades que permiten integrar ambas, la preparación para exámenes internacionales y la preparación para competencias comunicativas en una variedad de situaciones, académicas y no académicas en un segundo idioma. Igualmente, los participantes a mi taller tuvieron la experiencia de integrar ambas prácticas y descubrir que es posible mantener la motivación que genera el aprender a comunicarse espontáneamente en un segundo idioma.

Regresar