Estela Pillichody
Coordinador Académico - CIDUP

"Emotionally intelligent teams: Maximum Performance".

Esta es mi quinta presentación en el congreso anual que el Centro de Idiomas de la Universidad del Pacífico organiza cada año, orientado a la enseñanza de idiomas y que, este año de manera muy especial, se enfocó en el tema del liderazgo.

Coincidentemente, este es el tema que siempre ha inspirado mis presentaciones anteriores. Por ejemplo, en el 2013 compartí mis experiencias en clase y las bondades de trabajar con los alumnos sobre la base de noticias.("Breaking News Project").

Luego compartí mis experiencias sobre la aplicación del Liderazgo Positivo, basado en los estudios del Dr. Lee Newmann, a quien tuve el gusto de escuchar ese año en su visita a Lima.

En el 2015, mi inspiración llegó después de leer un artículo del Harvard Business Magazine sobre el curso más famoso en dicha universidad y basado en el logro de la felicidad, dictado por el profesor y escritor estadounidense e israelí, especializado en las áreas de la psicología positiva y liderazgo, Dr Al Ben- Shahar.

El año pasado mi trabajo se basó en el libro "Primal Leadership - Unleashing the power of emotional intelligence" (Esencia del liderazgo – Liberando el poder de la inteligencia emocional).

Considero oportuno citar mis trabajos anteriores presentados en el congreso ya que estos han sido la base para que este año me enfoqué más profundamente en el tema que, personalmente considero esencial para el crecimiento personal-profesional y para el desarrollo de las habilidades interpersonales que todo líder debe tener, sea cual fuera el ambiente en el que se desempeña.

La gran mayoría de asistentes al congreso son docentes de inglés y de otros idiomas, pero también compartimos con los directores y coordinadores de colegios y centros de idiomas del Perú y países vecinos. Pensando en ellos decidí centrar esta presentación en un tema del cual se habla mucho pero aún no se logra poner en práctica. El mundo entero habla de la inteligencia emocional, pero me pregunto: ¿somos capaces de poner la teoría en práctica?, ¿sabemos cómo aplicarla en nuestro día a día?, ¿realmente conocemos sobre el impacto que tienen las emociones y los sentimientos en nuestro desempeño individual y en el del equipo?

Mi objetivo fue compartir con los asistentes mis experiencias personales y reforzar nuestra misión como educadores, orientándolos a comprender, redescubrie e interiorizar las bondades del desarrollo de las habilidades blandas, que nos ayudan a interrelacionarnos a nivel personal y profesional.

La idea central fue brindarles la oportunidad de sentirse protagonistas en este taller al compartir sus experiencias y principalmente reflexionar y modificar aquellas ideas que hasta la fecha no les habían estado resultando.

Descubrí que todos venían a buscar la poción mágica para transformar lo que no les había funcionado. Y el secreto para que todo equipo funcione y logre alcanzar un alto desempeño, dependerá de cuánto nos conocemos a nosotros mismos y a los demás; cómo nos auto gestionamos y regulamos a nosotros mismos; cuán capaces somos de ponernos en los zapatos del otro o cuán capaces somos de conocer nuestras emociones y las de los demás para tomar la toma de decisiones. Analizamos también el gran impacto que tiene el lenguaje y concluimos en que para lograr lo que buscamos, la gran tarea empieza por nosotros mismos

Regresar